Polimorfismo con interfaces

¿Cómo se utiliza el polimorfismo con interfaces?

El polimorfismo es la capacidad de un objeto de adquirir varias formas.
El uso más común de polimorfismo en programación orientada a objetos se da cuando se utiliza la referencia de una clase padre, para referirse al objeto de la clase hijo.
Esta característica permite definir distintos comportamientos para un método dependiendo de la clase sobre la que se realice la implementación.
En todo momento tenemos un único medio de acceso, sin embargo, se podrá acceder a métodos distintos. Es importante saber que la única manera de acceder a un objeto es a través de una variable de referencia. La variable de referencia sólo puede ser de un tipo. Una vez declarado el tipo de la variable de referencia, no se puede cambiar.
Igual que con las clases, se puede conseguir el polimorfismo con las interfaces porque al implementar una interfaz podemos decir que el objeto de la clase es un objeto de la interfaz.
En este artículo vamos a ver cómo se utiliza el polimorfismo con las interfaces creando un programa ejecutable e implementando el polimorfismo utilizando interfaces.
Utilizamos la interfaz IF_PERSONAL con el método NUMERO_EMPLEADOS y dos clases que implementan la interfaz llamadas PERSONAL_INTERNO y PERSONAL_EXPATRIADO.
Para comprobar si ha implementado correctamente el polimorfismo declaramos referencias de la interfaz asignándole instancias de las clases.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Suscríbete al blog
Recibe las últimas actualizaciones y contenidos exclusivos directamente en tú correo electrónico.
Inscribime
close-link